La Verdadera Historia de las Redes Sociales

Todo comienzo tiene una historia y las redes sociales no son una excepción. Los anunciantes y especialistas en marketing de antaño, hoy abuelos, anotaban sus contactos en una libreta, basaban muchas de sus estrategias en la intuición y se basaban en el boca a boca sin poder medirlo. Hoy en día las campañas comerciales son casi personalizadas y las recomendaciones se miden en “me gusta”. La mina de oro que permite todo esto son esas enormes bases de datos también conocidas como redes sociales.

¿Por qué Facebook compró Instagram en 2012 por mil millones de dólares y WhatsApp dos años después por 20 mil millones de dólares? ¿Por qué algunos gigantes como Google o Microsoft pagan cientos de millones por redes sociales como Linkedin o YouTube? No sólo por algunos algoritmos que permiten su manejo, sino también por las redes de contactos que allí incluyen. El gran negocio no está en la venta de publicidad en las paredes, sino en los datos… el petróleo de la era digital en la que vivimos.

De hecho, la base de datos más grande del mundo es Facebook, una red social valorada en 73.200 millones de dólares y que convierte a su creador Marc Zukerberg en la quinta persona más rica del mundo.

Los predecesores

La historia de lo que hoy conocemos como redes sociales se puede rastrear desde la creación de Internet, o incluso antes… Con el telégrafo. Ciertamente, cuando Samuel Morse envió el primer telégrafo en 1844, se iniciaron las comunicaciones remotas, que se potenciaron con el envío del primer correo electrónico en 1971. Pero en ninguno de estos dos casos tuvimos una red de contactos enlazados compartiendo datos.

Arpanet (Red de Agencias de Proyectos de Investigación Avanzada) encajaría mejor como predecesor, porque permitía el intercambio de información entre universidades antes de la www.

Al ser más estrictos con lo que encaja como red social, podríamos rastrear a los padres reales en la década de 1990.

Diversos blogs de tecnología coinciden en que la primera red social fue Six Degrees, creada en 1997. Se trataba de una web donde se podían vincular personas bajo perfiles, pero con un alcance mucho más limitado que el que tienen hoy Twitter, Instagram o Snapchat.

Hubo otros esfuerzos previos, como Geocities (1994) y Classmates (1995), para vincular a antiguos alumnos con sus universidades. Todos ellos grandes desconocidos por los que ni soñábamos con despertarnos viendo las notificaciones de Facebook, como ocurre ahora.

A principios de la siguiente década, en 2001, dicen que se creó Ryze.com, una red para aprovechar contactos profesionales. Al año siguiente surgió LinkedIn, que se convirtió en la reina de las conexiones laborales. También de esta época son Tribe.com y Friendster. Pero seguimos haciendo referencia a productos de nicho, desconocidos por la gran mayoría de internautas.

.

¡Hola popularidad!

Te miro, me gustas, te invito un café y hablamos escuchando a The Beatles. Me cuentas tu día, me muestras lo horrible que estuvo el almuerzo en la oficina y me regalas una flor. Todo sin poner cara a cara, en el mundo real. Esto, que hoy es cotidiano para miles de miles de personas, nació y floreció hace 15 años.

Antes de entrar en los dormitorios de Hardward donde Marc Zukerberg y sus amigos crearon una red para vincular a estudiantes universitarios (Facemash.com), en 2003 -amigo de todos-, Tom Anderson junto a Chris DeWolfe y Jon Hart crearon MySpace. Esta red social alcanzó su punto máximo en 2008 con unos 76 millones de visitantes de todo el mundo.

MySpace se convirtió en el más popular durante poco más de tres años, ya que permitía compartir vídeos musicales de artistas de moda. Buena parte de su éxito también lo logró gracias al impulso que le dio al haber sido comprada en julio de 2005 por 580 millones de dólares por News Corporation. En junio de 2011 ya había reducido a la mitad de sus seguidores, perdió su liderazgo y fue vendida a Specific Media por mucho menos: 35 millones de dólares en acciones y algo de efectivo. Entre estos nuevos propietarios se encontraba nada menos que el conocido cantante Justin Timberlake.

En 2016, la empresa cambió de propietario principal y pasó a formar parte de Time Inc., una editorial. Sí, MySpace sigue existiendo y mantiene ese estilo que permite compartir vídeos y música de famosos, pero, ironías de la vida: Uno puede registrarse usando el perfil de Facebook.

Cuando MySpace cayó, Facebook ganó popularidad y se disparó. En 2008 alcanzó los 100 millones de usuarios, pero recién al año siguiente crearon el característico botón “me gusta”.

Diez años después, superó los 2 mil millones de usuarios activos por mes en todo el mundo, lo que la convierte en la red más popular del mundo.

Y aunque han surgido otras redes muy populares, como Snapchat en 2011, sólo tienen diez veces menos usuarios y todavía no pueden arrebatarles la corona de popularidad, algo que ha sido utilizado por empresas de todo el mundo, como principal herramienta de marketing.